Historia

DOMINGO QUIÑONERO

Nacido en el seno de una familia humilde y trabajadora cuya trayectoria joyera proviene de la tenacidad de sus padres, Isabel Manzanares y Juan Quiñonero que, allá por los años setenta, comenzaron a recorrer en un viejo y destartalado Citroën Diane 6, las carreteras y caminos polvorientos de toda la comarca del Bajo Guadalentín, ofreciendo un pequeño muestrario compuesto por algunas joyas y unos pocos relojes que trasportaban enrollados en una manta. 

Isabel Manzanares abre su primera joyería

         No fue hasta 1977 cuando Isabel Manzanares abre su primera joyería ubicada en el barrio de San Cristóbal, en Lorca, más tarde en el ochenta y dos inaugura “JOYERÍA ISABEL” en calle Nogalte, también en  Lorca y en el ochenta y siete pone en marcha un nuevo establecimiento joyero en Mazarrón del que se hace cargo su hijo DOMINGO QUIÑONERO con tan solo dieciocho años de edad, pero con suficiente experiencia en el arte de la fabricación y reparación de joyas, adquirida en un proceso de aprendizaje desde que tenía quince años.

         En el año 1990 abre un nuevo local en calle corredera y en 1992 tras un trágico y desafortunado accidente fallece DOÑA ISABEL MANZANARES.

         Cuatro años después, en 1996, y tras la construcción de un nuevo edificio, se inaugura la actual joyería que regenta DOMINGO QUIÑONERO en C/NOGALTE 34 de LORCA. Un local con un diseño innovador llevado a cabo con materiales de alta calidad que aún a día de hoy no deja indiferente a nadie, y al que se le ha añadido los últimos avances en tecnología y diseño en JOYERIA. 

joyero de prematura madurez empresarial

         En 2007, DOMINGO QUIÑONERO, joyero de prematura madurez empresarial, abre en pleno centro de Lorca, en la Avenida Juan Carlos I, una joyería vanguardista, moderna, pionera en marcas de diseño y moda, tanto en complementos y relojería como en alta joyería fabricada en oro con diamantes, con una acogida extraordinaria por parte del público de Lorca y de toda la comarca, inusual para este tipo de establecimientos.

Tras el trágico terremoto

      2011 que dejó una ciudad desolada y muchos negocios al borde del abismo, DOMINGO QUIÑONERO, en 2013, después de luchar durante dos años derrochando esfuerzo y tesón para intentar salir adelante, se ve abocado, como otros muchos comerciantes de esta ciudad, a  tomar una drástica decisión y cierra su negocio de Juan Carlos I. 

joyería y relojería en calle Nogalte 34

         DOMINGO QUIÑONERO, avalado por más de 30 años de experiencia en el sector de la joyería, sigue ofreciendo en la actualidad, todas sus marcas de joyería y relojería en calle NOGALTE 34, donde cada cliente recibe un asesoramiento personalizado para que sus compras sean todo un éxito.